Galletas con chips de chocolate

Deja un comentario
Un domingo por la tarde, llueve y hace frío, nada que hacer... Tengo una idea! Pongámonos a preparar unas deliciosas cookies americanas. Perfectas para la merienda de toda la semana, y para acompañar con un café muy calentito... (ya sabéis que soy una loca del café). Los ingredientes son muy pocos y muy probable que ya estén en vuestra despensa/nevera:
  • Huevos
  • Azúcar moreno
  • Harina
  • Mantequilla
  • Levadura en polvo
  • Pepitas o trocitos de chocolate
Fuente: Drizzle & Dip
Encontraréis mil recetas en la web, aunque yo os recomiendo la de Entrando en la cocina, allí encontraréis las cantidades exactas y las instrucciones para su elaboración. En la versión de Drizzle & dip añaden un poquito de café a la masa de las galletas (para mi gusto, el toque perfecto!)

El resultado dependerá de la forma que vosotros les deis, pero suelen quedar unas galletas redonditas, de un tamaño más o menos pequeño y bastante crujientes. Pero esto no acaba aquí! El mundo de las cookies americanas se ha ido complicando y sofisticando muchísimo, y ahora mismo existen muchísimos tipos de cookies diferentes. La receta que provocó un gran revuelo fue la del NY Times: unas galletas grandes, gordas y con una textura muy especial. En inglés utilizaría el adjetivo "chewy", pero la verdad es que en español no sé cómo traducirlo, aunque no importa, una imagen vale más que mil palabras. 

Fuente: Brown eyed baker
La receta para las "NY Times cookies" la podéis encontrar en Brown eyed baker, y si la preferís en castellano, os recomiendo la de María Lunarillos. El chocolate puede ser chocolate con leche, como veis en la foto anterior, o chocolate negro, como en la siguiente.

Fuente: Live, love and sugar
Vosotros decidís con cuál os quedáis, yo ya las he probado todas! Estas galletas se pueden conservar durante unos cuantos días en un bote o caja, cerrado herméticamente. Si crees que vas a tardar más en comértelas, tengo la solución: cuando elabores las bolitas de masa para las galletas, puedes guardarlas con papel film y congelarlas. Cuando te las quieras comer, solo tendrás que sacar las unidades que tú quieras y ponerlas en el horno, es perfecto!
Siguiente entradaEntrada más reciente Entrada anteriorEntrada antigua Página principal

0 comentarios:

Publicar un comentario